19/03/2019

Superbia

SUPERBIA

MARIE DARRIEUSSECQ

“En este valle de Rioja Alavesa, hace mucho tiempo, vivía un ermitaño bajo un olmo. Se alimentaba exclusivamente de agua y aceitunas. Siete aceitunas al día: ni una más, ni una menos. Era un ermitaño muy humilde, todo lo que se espera de un ermitaño…”