19/03/2019

Luxuria

LUXURIA

PATXI ZUBIZARRETA

Era demasiado joven y cándida cuando me obligaron a casarme con un viejo califa, pero enviudé y muchos príncipes, califas y ricos comerciantes vinieron a pedirme el matrimonio. No imaginaban que yo no quería ni necesitaba más dinero ni más poder, sino un hombre joven, cariñoso y juguetón que me hiciera olvidar los años pasados junto al viejo califa. Menos aún imaginaron que hiciera un llamamiento público para que, aquellos que quisieran casarse conmigo, fueran pobres o ricos, se presentaran en el palacio en un día y hora determinados.”