19/03/2019

Gula

GULA

MIREN AGUR MEABE

“Oigo cencerros de yeguas entre la niebla. Robles, espinos y hayas cuelgan sobre el camino. Sólo llevo una manzana y agua: la templanza es la guía del enfermo, y yo siempre sufro algún dolor. Al fondo del barranco, Leviatán, con sus fauces abiertas, espera a los condenados en hilera mientras los ángeles pesan cada alma en una balanza.”