19/03/2019

Avaritia

AVARITIA

ALICIA GIMÉNEZ BARTLETT

“El ladrón tenía apenas veinte años. Entró en la mansión por la puerta de la cocina. Ninguna alarma se activó. Con más miedo que decisión, no era un profesional en aquel oficio delictivo, fue moviéndose de una habitación a otra alumbrándose con una linterna.”